MALETAS

El momento de hacer la maleta me gusta.Me gusta mirar todo lo que me quiero llevar y ir colocandolo.Es como jugar al tetris.

Nunca sé si me llevo demasiadas cosas o tendria que llevarme menos.
Siempre cuando tengo la maleta hecha , me da la sensación de que me dejo algo.
Cuando la he cerrado , y dijo ya esta, la abro veinte veces para repasarla.

Y una vez en el destino, o no uso ni la mitad de las cosas que me llevo, o tengo que comprarme lo que se me ha olvidado.

Y lo peor, es el momento de ha hacer la maleta para volver.Uff! Eso si que lo odio.
Cuando toca volver a meterlo todo en la maleta digo: " Peró como pude meter todo esto aqui, si ahora no me cabe nada."
No se que me pasa pero luego no hay manera de que las cosas encajen.Y la maleta es la misma!

Bueno ,si que se qué pasa. Los "souvenirs" son los culpables de que luego no quepa nada en la maleta.Lógico!

Ahora tengo la maleta súper bien ordenada.Todo bien colocado , bien doblado.
Os pongo una foto del "ahora". Cuando volvamos no se si me dará vergüenza poner una foto del "despúes".
Esta es la maleta donde he puesto la ropa de mi hija y la mia, pero hay más.Ahora falta la maleta de la ropa de mi marido y otra con comida.
Si, nos llevamos comida.Muchos "fuets" que les encanta y en filipinas no hay, chocolate para los niños,que el de allí es diferente al de aqui y botellas de vino , que allí tampoco hay.
En total tres maletas, que no pueden pasar de los cuarenta kilos.Y una mochila de equipaje de mano , que no puede superar los siete kilos.


Comentarios

Entradas populares